Las Hermanas Encantadoras

Había una vez tres bellas hermanas Celeste, Rebeca y Pamela que siempre se solián recoger hermosas flores llamadas locotas y shalligando en un lugar donde ellas solamente conocían. Un día en pleno sol radiante, las tres hermanas decidieron salir de casa en busca de dichas flores para adornar su florero, de repente Pamela, la menor se quedo recortando sus flores, Rebeca avanzo algunos kilómetros más, Celeste sin conocer bien el lugar siguió el sendero desconocido sin imaginar lo que sucedería después. De repente en algunos instantes se produjo un fuerte calor, empezó a caer algunas chirapas y el cielo se había oscurecido, las tres hermanas se habían convertido en hermosas lagunas. Es así que la comunidad llamo este lugar “Tres Lagunas” los pobladores que habitaron ahí decidieron emigrar a otros lugares más cercanos.

Pocos años después llegaron a Pampas la familia Díaz procedentes de Santiago de Chuco, quienes deseaban habitar en una zona cálida y fresca por que su único hijo Pedrito sufría problemas respiratorios, escucharon que tres lagunas era un lugar con una temperatura adecuada para la salud de Pedrito. Al día siguiente salieron a dicho lugar. Cierto día Pedrito, decidió salir a caminar por la orilla de la laguna acompañado de su torito. El se puso a recoger la leña para llevar a casa, cuando termino se la echo al hombro y se dirigió a su domicilio y no se acordó de llamar a su torito, este se quedo en la orilla de la laguna comiendo el pasto cuando vio que del fondo del agua salio un toro negro viejo y alto que llevaba en el cuello una cadena de oro. El torito se asusto y empezó a correr en busca de su dueño. El llegar Pedrito a casa su mama le pregunto donde estaba el torito, el no supo que contestarle por que había creído que su torito venia con el, dejo la leña y salió a buscarlo, cuando de repente escucho el mugido del torito, Pedrito se apresuro a su encuentro y vio que su pobre torito venia mugiendo de instante a instante. Al día siguiente Pedrito, retorno nuevamente a la orilla de la laguna acompañado de su torito, vio a lo lejos que del fondo de la laguna salía una hermosa mujer, cuyo cuerpo era mitad humano y mitad pez que cantaba unas hermosas melodías, cada vez que él se acercaba la mujer se iba sumergiendo dentro del agua, cuando Pedrito llegó a la orilla, el agua empezó a agitarse de un extremo a otro hasta que de repente salió un hombre alto y robusto con una enorme cola quien le dijo bienvenido al paraíso, al terminar de hablar el hombre, Pedrito y su torito habían desaparecido. A la mañana siguiente su madre fue a despertarlo de su cuarto para que desayunara, pero se dio con la sorpresa que Pedrito y su torito no habían pasado la noche en casa, la madre angustiada y desesperada decidió salir de casa a buscarlo a la orilla de la laguna, sin imaginar que nunca volvería a ver a su hijo amado.

Es a partir de entonces que la familia decidió emigrar de aquel lugar donde le había traído dolor y tristeza.

Publicado :2007-12-29

Copyright ©2007 Todos los derechos reservados. Pampas Virtual
Cel: 9984 - 00116 
Email : info@pampasvirtual.com   -  MSN: info@pampasvirtual.com