El Terremoto de 1946

En el año 1946 un domingo 10 de noviembre al medio día cuando la gente se encontraba en pleno almuerzo, de pronto se produjo un ruido combinado con suave movimiento, algunos pensaron por un momento que se trababa de algún motor, pero a medida que pasaba el tiempo empezó la tierra a temblar por varios segundos arruinando el pueblo de Pampas.

Todos los pobladores salieron despavoridos corriendo en diferentes direcciones, mujeres y niños gritaban y lloraban en su desesperación, unos se dirigían al puquio, otros por el ushno y por la pampa del club, los que se encontraban trabajando en el campo que eran mayormente varones llegaron al pueblo en busca de sus familias, dejando sus herramientas y animales abandonados en el campo, algunas al llegar no encontraron nada, otros heridos y muertos atrapados por las paredes, la gente se ayudaba en lo que podía en ese momento.

En consuzo arruino el cerro de novillos, se seco el agua de la laguna de Pelagatos que lo llamaban rió plata, los cerros se cambiaban de lugar unos a otros se chocaban entre ellos, desaparecieron lagunas que habían y se formaron otros nuevos, caminos de herradura destruidos, se hallaban cadáveres regados por el camino de shiguimara, algunos eran arrastrados por los huaycos, se habría la tierra y se volvió a cerrar tragando a la gente. Todos los de la empresa de “Pasto Bueno” de consuzo dirigidos por los ingenieros aconsejaron al pueblo a subir al cerro Santa Rosa para mayor seguridad.

Pasado el terremoto la gente no quería regresar a sus hogares por temor, por que aun continuaban pequeños movimientos y esto provoque una nueva tragedia, la gente del pueblo prefirió pasar la noche e la intemperie.

Al día siguiente a los cuatro de la mañana bajo del alto shingo un pregonero quien despertó a la gente diciendo con su fluida voz ¡todos levántense y regresen a sus hogares que el terremoto ya paso y no volverá. La gente al escucharlo no le creía y le contestaban diciendo, nosotros nos quedamos aquí, por que si el terremoto vuelve nos matará a los pocos sobrevivientes. El pregonero siguió insistiendo y de nuevo volvió a repetir lo mismo por donde iba, pasaron las horas y la población estuvo más calmada y el pueblo decidió retornar cada cual a sus hogares, luego comenzaron a arreglar y reconstruir sus viviendas con mejor infraestructura, todos se unieron para reconstruir Pampas. Los campesinos comenzaron a trabajar duro para comprar sus cosas que habían perdido y los niños ayudaban a sus padres en la elaboración de adobes.

Cuentan, antes que sucediera el terremoto pasaron 3 águilas gritando y peleando por todo el alrededor de la plaza del pueblo, también se vio pasar a un tuco arrastrando sus alas por la plaza, el chushec y la paca paca en las noches pasaban gritando, se dice que estos animales son mal agüeros y anuncian la muerte.

Cuando toda la gente se encontraba reconstruyendo lo que habían perdido producto del terremoto, llego el pregonero desconocido e invito a todo la población a reconciliarse con Dios. Hubo una gran concurrencia concentrándose todos en la plaza de armas por que la iglesia estaba destruida.

Empezaron a rezar y pedir perdón por su pecados, con lagrimas en los ojos se reconciliaron con Dios y entre ellos, en el corazón de cada uno sitntió la tranquilidad y paz interna que hacia mucho tiempo no lo habían experimentado, de pronto un niño inquieto grito desde la profundidad de su ser diciendo ¡San Agustín esta vivo! La gente corrió hacia el luego los condujo a la iglesia que se encontraba en ruinas, justo en la parte donde estaba el santo patrón se encontraba intacto, no había sufrido daño alguno, la gente asombrada transportaron en hombros al santo patrón a la plaza donde se encontraba todo la población, allí; realizaron una misa dirigido por el viejo católico Manungo.

Cuando estaba en la mitad de la misa, el mismo niño interrumpió diciendo ¡miren San Agustín viste igual que el pregonero! La gente observó con detalle que era cierto lo que el niño decía, buscaron al pregonero entre ellos, pero no lo encontraron. La gente comprendió que se trata de un milagro de San Agustín para salvar a su pueblo.  

Publicado :2007-12-29

Copyright ©2007 Todos los derechos reservados. Pampas Virtual
Cel: 9984 - 00116 
Email : info@pampasvirtual.com   -  MSN: info@pampasvirtual.com