El Maligno Encantador

Hace muchísimos años vivía en paraguanga don Ricardo Contreras, un humilde ganadero y agricultor, quien tenía dos hijas llamadas María he Isabel que eran tan pequeñitas y todo el pueblo se burlaba de ellas. Resulto que un día don Ricardo decidió sacarlas de su casa para participar en la gran festividad que se daba en el pueblo de Pampas, no falto alguien quien se burlo de ellas y empezó a insultarlas, ha partir de entonces las pequeñas jamás salieron de su casa, como el pueblo estaba de fiesta la música y la algarabía empezó y había en el pueblo un hombre misterioso quien les observaba a lo lejos. Un día don Ricardo Contreras envió a su hija menor Isabel a recoger los animales que estaba cerca de chorro Oscuro, como Isabel era tan curiosa se acerco al lugar y frente a ella estaba aquel hombre misterioso, ella converso arduamente hasta que oscureció la noche. Al día siguiente nuevamente ella regreso al lugar; pero esta vez el hombre apareció con otro rostro y empezó a enamorarla, como ella era tan ingenua cayo en su redes, producto de esa relación Isabel quedo embarazada. Su padre decepcionado por la actitud de su hija decidió perdonarla. El embarazó fue creciendo hasta que llegó el día del alumbramiento de su bebé. El padre ansioso de ver el sexo de su único nieto, se dio con la sorpresa de que el bebe había nacido con una enorme cola. Isabel al enterarse de tal situación no quiso recibirlos en sus brazos, el bebé fue amantado por una de sus criadas, pasaron los años el niño fue creciendo y actuando con una manera diferente de las personas normales.

Se dice que el niño comía a los animales. Don Ricardo sorprendido de dicha actitud de su nieto decidió traer a un cura para que lo liberara del maligno. Pero como el niño era producto del demonio se enfureció al ver al cura y empezó a votar espuma por la boca, el cura se sorprendido y antes de dar la señal de la cruz cayo al suelo sigilosamente desvanecido.

María la hija mayor asombrada de aquel acontecimiento salió de casa corriendo y por casualidad tropezó con una piedra y falleció. Isabel enloqueció por haber engendrado al demonio. Don Ricardo fue asesinado por su propio nieto. La comunidad al enterarse de tal situación decidió salir con su familia y emigrar a otro pueblo.

Este cuento llama a la reflexión que al conversar con otra persona extraña, debemos ver bien y no hacer caso de lo que nos dicen, por que nos podría ocurrir lo mismo como el caso de Isabel.

Publicado :2007-12-29

Copyright ©2007 Todos los derechos reservados. Pampas Virtual
Cel: 9984 - 00116 
Email : info@pampasvirtual.com   -  MSN: info@pampasvirtual.com